Arca de Gaza: El Ministerio del Interior progresa en la investigación, asegura a los activistas

Por Julie Webb-Pullman

Un par de semanas después de que dos explosiones perforaran el casco del Arca de Gaza en el puerto de Gaza, causando un grave daño y obligando a retrasar la fecha de salida desde junio hasta septiembre, el portavoz del Ministerio del Interior y Seguridad Nacional (MINS), Iyad Al-Buzom, dijo que la investigación está progresando, y dio garantías a los activistas de que se está haciendo todo lo posible para asegurar su seguridad en Gaza.

“Fue un trabajo profesional”, Al-Buzom dijo al SCOOP de Gaza. “No hay ninguna evidencia firme que permita ligar este hecho a ningún individuo en particular, lo que hace nuestro trabajo muy difícil. Sin embargo, tenemos la esperanza de que se produzca un avance”.

 
 
 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“El Ministerio aprecia el papel que juegan los activistas en Gaza así como sus esfuerzos por romper el bloqueo, y nosotros les damos protección y usamos todos los medios a nuestra disposición para facilitar su trabajo”, dijo.

En un escenario que recuerda el hundimiento del barco protesta Rainbow Warrior de Greenpeace en 1985, llevado a cabo por agentes del servicio secreto francés en Auckland, Nueva Zelanda, los saboteadores colocaron explosivos en el exterior del casco del Arca de Gaza por debajo de su línea de flotación. Sin embargo, si bien el ataque al Arca de Gaza no causó ninguna baja, en el caso del Rainbow Warrior el fotógrafo portugués Fernando Pereira resulto muerto cuando regresó después de la primera explosión para recuperar su equipo fotográfico.

El vigilante del Arca de Gaza tuvo mejor fortuna. “El vigilante recibió una llamada telefónica advirtiéndole de que se iba a producir una explosión”, le dijo el activista del Arca de Gaza Charlie Andreasson al SCOOP de Gaza. “Se alejó inmediatamente, y después de unos cinco minutos en que nada sucedió supuso que se trataría de una broma pesada de algún amigo, y regresó”. Cuando se acercaba al barco se produjo la explosión que lo desgarró.

La explosión ocurrió al amanecer cuando la mayoría de los pescadores y otros testigos potenciales estarían en la oración de Fajr (amanecer), otro indicio de que se trataba de una operación profesional bien planificada.

Andreasson dijo que aunque aún no saben que tipo de explosivos se utilizaron, no creía que fueran fabricados en Gaza o Palestina.

“Tenemos nuestras sospechas acerca de la autoría”, dijo, “debido al tipo de explosivos y la manera en que fueron colocados”.

¿Fue Israel?

“Todavía nos encontramos en el proceso de establecer el origen de los explosivos utilizados, y aunque otros han señalado con el dedo a Israel, el Ministerio del Interior y Seguridad Nacional no acusará a los ocupantes israelíes, ni a ningún otro, sin la evidencia suficiente”, dijo Al Buzom, advirtiendo que la investigación todavía estaba en curso.

“Sin embargo, la pregunta obvia es: quién se beneficia de un ataque como éste?”

No es la primera vez que barcos de la Flotilla de la Libertad que se oponen al bloqueo israelí han sido saboteados. En el período de los últimos cinco años han sufrido sabotajes en puertos de Chipre, Grecia y Turquía, mientras se preparaban para hacerse a la mar con destino a Gaza para desafiar al bloqueo ilegal que ya dura ocho años.

El ataque al Arca de Gaza se produjo un mes antes del cuarto aniversario del ataque al Mavi Marmara, cuando las fuerzas israelíes tomaron por asalto al barco de ayuda humanitaria en aguas internacionales, matando a nueve ciudadanos turcos e hiriendo a muchos otros.

¿Es Gaza un lugar seguro para los activistas?

Al Buzom hizo notar que incidentes como éste muestran que los ocupantes israelíes no solo violan los derechos de los habitantes de Gaza sino también los de los extranjeros.

“El Ministerio, y todas las instituciones populares y oficiales de Gaza, condenamos este último ataque, del mismo modo que condenamos todos los otros ataques sobre las personas que facilitan ayuda a Gaza”.

Añadió que éste es el único suceso de este tipo en territorio de Gaza durante los últimos ocho años, y que el MINS tomó cartas en el asunto desde el primer momento de las explosiones.

“Las medidas de seguridad en Gaza son excelentes, los servicios de seguridad hacen un gran trabajo. Deseamos que todos los activistas tengan la certeza de que Gaza es un lugar seguro, y de que el MINS tiene el compromiso de protegerlos y de evitar cualquier peligro o de que sean tomados como objetivo”.

De nuevo surge la pregunta: ¿quién se beneficia de intimidar a los activistas y otros extranjeros que se oponen al bloqueo ilegal de Gaza? Y ¿tendrán éxito?

Los activistas no se dejan intimidar

“Mantenemos nuestro compromiso de continuar oponiéndonos al bloqueo por todos los medios pacíficos a nuestro alcance hasta que éste se levante de modo permanente”, dijo Robert Naiman, un miembro del Comité Directivo del Arca de Gaza. Ayer mismo dicho comité notificó que tiene la intención de superar el daño causado al casco del barco, y hacerlo navegar hacia finales de septiembre. Otros extranjeros en Gaza están igualmente decididos a quedarse y continuar su trabajo, considerando el ataque simplemente como otro de los muchos peligros inherentes al hecho de trabajar en un territorio asediado y ocupado que sufre la permanente agresión de Israel.

“Esto es Gaza”, dijo alguien, haciendo notar que las calles de Gaza son más seguras que las de su propio país occidental. “Tengo una gran confianza en los servicios de seguridad de aquí. La violación de los derechos de las personas por parte israelí ocurre todos los días. Por eso estoy aquí, para oponerme y denunciar al mundo lo que está pasando. No voy a salir corriendo a la primera explosión, ni aunque fueran mil. Solo me marcharé cuando Gaza sea libre”.

A medida que avanza la investigación del sabotaje sobre el Arca de Gaza, así como el trabajo para reparar el daño, y los extranjeros de Gaza continúan con sus tareas diarias, viene a la mente el dicho que inmediatamente prendió en Nueva Zelanda después del hundimiento del Rainbow Warrior.

“No se puede hundir un arco íris”.

Fuente
 

Tiny URL for this post:
 

This post is also available in: Inglés