El Mavi Marmara: Israel, Turquía y la justicia

Por Greta Berlin y Audrey Bomse

Hace cuatro años comandos israelíes atacaron al Mavi Marmara y a otros cinco barcos de la Flotilla de la Libertad, en aguas internacionales, cuando se dirigían a Gaza. La Flotilla, que Free Gaza había ayudado a organizar junto con la beneficencia turca y la IHH Humanitarian Relief Foundation, tenía el propósito de romper el bloqueo de Gaza y llevar ayuda humanitaria a los habitantes de allí. Ocho ciudadanos turcos y uno americano resultaron muertos a bordo del Mavi Marmara, bajo bandera de las Islas Comores (el décimo hombre acaba de morir a causa de las heridas recibidas entonces) y muchos otros pasajeros de los barcos restantes resultaron heridos, algunos de gravedad.

El 26 de mayo de 2014 el Tribunal Penal de Estambul emitió órdenes de arresto de cuatro ex-funcionarios militares que dirigieron el mortífero ataque del comando en el 2010. Son el ex-Jefe de Personal Militar de Israel, Gabi Ashkenazi, el ex-Jefe de la Armada, Eliezer Marom, el ex-Jefe de Inteligencia Militar, Amos Yadlin, y el ex-Jefe de Inteligencia Naval, Avishai Levy.

Estas órdenes de arresto constituyen documentos históricos –es la primera vez que un tribunal penal ha intentado imputar a funcionarios israelíes como responsables de actos criminales contra civiles.

Según el Tribunal, las órdenes de arresto son necesarias porque los acusados son fugitivos, al no presentarse en la vista del caso ni tampoco responder a las citaciones del Tribunal. Si cualquiera de estos funcionarios entrase en Turquía sería arrestado. Y lo que es más importante, el gobierno turco podría solicitar la extradición de cualquiera de ellos en caso de que entraran en un país que mantenga acuerdo de extradición con Turquía – incluyendo los Estados Unidos.

El Tribunal turco aún está en fase de preparar las órdenes de arresto para enviar al Ministerio de Justicia, para que éste a su vez las re-expida a la Interpol con una solicitud de que se emitan notificaciones internacionales para que los funcionarios israelíes puedan ser arrestados y sometidos a juicio en Turquía. En caso de que la Interpol publique las órdenes internacionales de arresto, los ex-funcionarios militares israelíes se encontrarían bajo amenaza de arresto en la totalidad de los 190 países que son miembros de la Interpol.

Según el Código Penal Turco, los funcionarios israelíes están acusados de homicidio intencionado, intento de asesinato, heridas deliberadas, saqueo, piratería, daños a la propiedad y privación de libertad. La acusación ha solicitado prisión perpetua para los cuatro, basada en 33 reclamaciones presentadas por las familias de las víctimas.

El proceso comenzó el 6 de noviembre de 2012, y durante los últimos 18 meses han tenido lugar varias vistas. El tribunal recibió testimonio de 490 personas, incluyendo familiares de los asesinados así como activistas de 37 países en calidad de víctimas y testigos.

Israel ya ha apelado a la Interpol para que no dé cumplimiento a las órdenes de arresto, alegando que las decisiones del Tribunal turco están “contaminadas por motivos políticos”.

¿Qué efecto tendrá la decisión del Tribunal turco en la derivación de las Islas Comores al Tribunal Penal Internacional en relación con el criminal ataque a la Flotilla?

Islas Comores remitió el caso del ataque israelí al Mavi Marmara (considerado como territorio de las Comores puesto que navegaba bajo su bandera) al Tribunal Penal Internacional en mayo de 2013. Pasado un año, la Acusación del Tribunal Penal Internacional no ha tomado aún ninguna decisión en cuanto a la apertura de una investigación. En mayo de 2014, un equipo de expertos en legislación criminal internacional del Reino Unido se unió al equipo legal para reivindicar justicia para las víctimas a través de los procesos del Tribunal Penal Internacional. El equipo está dirigido por el Profesor Sir Geoffrey Nice QC, que participó en la acusación contra Slobodan Milosevich, el antiguo Presidente de Serbia. El equipo se reunió con Bensouda, acusadora del Tribunal Penal Internacional, quién hizo notar que la derivación era “controvertida”, y anunció que en las dos semanas siguientes tomaría una decisión con respecto a abrir una investigación.

Las víctimas, a través de sus abogados, dejaron claro que el hecho de que la derivación sea controvertida no es razón suficiente para que el Tribunal Penal Internacional deje de administrar justicia, y urgieron al acusador a que dé inicio a una investigación completa de modo inmediato. Insisten en que las alegaciones son suficientemente serias como para merecer la atención del Tribunal Penal Internacional, especialmente si se ve en el contexto del prolongado conflicto armado y de la crisis humanitaria de Gaza.

Las implicaciones de los últimos acontecimientos en Turquía para la derivación pendiente en el Tribunal Penal Internacional son inciertas. De acuerdo con el principio de complementariedad consagrado en el Estatuto de Roma, el Tribunal Penal Internacional es un tribunal de último recurso, para el caso de que los procedimientos nacionales de enjuiciamiento no estén disponibles o se pruebe que son ineficaces.

Puesto que un tribunal penal turco está siguiendo el asunto, esto podría afectar a la decisión de la acusación del Tribunal Penal Internacional con respecto a la apertura de una investigación.  El Tribunal Penal Internacional no intervendrá si las autoridades nacionales pertinentes están llevando a cabo investigaciones o acusaciones de modo genuino – y esto podría usarse, con buena intención o no tan buena, por la acusación del Tribunal Penal Internacional para retrasar su decisión, o incluso para rechazar la jurisdicción. Sin embargo, si las órdenes de arresto de los acusados israelíes no se pueden emitir y ellos no resultan enjuiciados por los cargos, ello demostraría la imposibilidad de que la acusación nacional turca obtenga justicia – e indicaría que la acusación del Tribunal Penal Internacional es necesaria.

Israel ya ha demostrado que es incapaz de investigar y acusar a sus ex–altos funcionarios de un modo objetivo. El informe de la Comisión Turkel emitido en enero de 2011 “eximió al gobierno y a los militares de haber cometido acciones punibles”, diciendo que los “pasajeros fueron los culpables de la violencia”.

Conclusión

El Tribunal de Estambul ha comenzado un proceso histórico que podría poner término a la impunidad israelí. Los miembros de la sociedad civil que organizamos y participamos en la flotilla, así como en otras acciones no violentas en apoyo de los derechos humanos y nacionales de los palestinos, continuamos exigiendo justicia para nosotros mismos y para las incontables víctimas palestinas de crímenes cometidos por el ejército israelí.


Greta Berlin, Co-fundadora, Movimiento por Gaza Libre, Editora/Autora, Freedom Sailors

Audrey Bomse, Asesora Legal, Movimiento por Gaza Libre, Co-directora, Gremio Nacional de Abogados, Sub-Comité Palestina

Fuente

Tiny URL for this post:
 

This post is also available in: Inglés