Arca de Gaza: Edificando Esperanza

El Arca de Gaza es más que un proyecto, es la creación de esperanza para los artesanos, comerciantes y exportadores palestinos mediante la acción pacífica contra el bloqueo a los habitantes palestinos en la Franja de Gaza.

image                       

(El Arca de Gaza antes del ataque)

Durante los dos últimos años, con ayuda logística y financiera de amigos de todo el mundo, los trabajadores palestinos habían estado convirtiendo un barco de pesca de 25 metros de eslora en un barco de carga con el propósito de navegar desde el puerto de Gaza en Palestina, transportando productos y pasajeros palestinos en un acto de rebeldía ante el bloqueo israelí. El proyecto superó un buen número de difíciles retos y obstrucciones que retrasaron su salida al mar según lo previsto. El barco estaba casi a punto para hacerse a la mar en la primavera de 2014, cuando una explosión detonó a las 3.45 am del 29 de abril. Los daños fueron cuantiosos.

image                    

(El Arca de Gaza después del ataque el 29 de abril de 2014)

Después del ataque los organizadores del Arca de Gaza resolvieron mantenerse firmes en su determinación de proseguir con los trabajos del proyecto, reparando los daños y estableciendo el mes de septiembre como  nueva fecha para hacerse a la mar. El barco estaba a punto para navegar en septiembre cuando comenzó la ofensiva israelí a principios de julio, que tuvo como consecuencia la muerte de más de dos mil personas, varios miles más de heridos, y provocó una masiva destrucción por toda la Franja de Gaza, con daños en hogares, fábricas, hospitales y demás infraestructura civil.

El 10 de julio Gaza estaba incendiada. Recuerdo esa noche como si fuera ayer. El ruido de los ataques de los F16 atronaba, y la radio informaba de que la armada israelí estaba bombardeando el puerto. Hacia las 2.00 am un misil alcanzó el Arca de Gaza quedando inmediatamente envuelta en llamas. El bombardeo fue tan terrible que a las patrullas de bomberos de la Defensa Civil les resultó imposible entrar en el puerto. El arca quedó reducida a un esqueleto ardiente.

image

“El ataque al Arca de Gaza en medio de la ofensiva general israelí les garantizaba que, para los medios de comunicación occidentales, la noticia de su destrucción pasaría desapercibida  en medio del relato más amplio de la guerra. El conocimiento de este ataque habría demostrado ante la comunidad internacional que el estado de Israel está dispuesto a lo que sea con tal de evitar el comercio de exportación desde Gaza y el desarrollo de la economía de los palestinos. En última instancia, esa es la verdadera razón para mantener el estado de sitio. Las exportaciones en la actualidad solo representan el 3% de lo que se exportaba en 2006. Cuando se piensa en el bloqueo uno puede fijarse en lo difícil que resulta obtener materiales y mercancías de importación, pero en realidad el bloqueo sobre las exportaciones es aún mucho más perjudicial para nuestra economía.

Incluso después de un año de estancia aquí resulta realmente difícil darse cuenta del esfuerzo y el sufrimiento de los palestinos, porque yo en el fondo soy consciente de que siempre puedo regresar a mi hogar. Tengo otra vida a la que un día puedo retornar, pero para los palestinos su casa es la mayor prisión al aire libre del mundo. No pueden marcharse. Hay gente que ha intentado escapar, pagando para ser introducidos de contrabando en Europa a bordo de barcos de la muerte. Mucha gente puede preguntarse por qué arriesgan así sus vidas, y las vidas de sus hijos, pero esto no hace más que probar que la situación aquí es desesperada. No hay futuro, solo muerte y destrucción por todas partes. El mundo le da la espalda a lo que está ocurriendo aquí, mientras Israel continúa su agresión violando la ley internacional y los derechos humanos más básicos.”. Charlie Andreasson                                                             image      

Charlie andreasson, activista de Ship to Gaza-Suecia, trabajador voluntario y Director de Control de Calidad del Arca de Gaza 2013-2014

La Franja de Gaza es uno de los territorios de más alta densidad de población del mundo, con más de 4.500 personas por kilómetro cuadrado. Ha estado sufriendo una nefasta crisis económica debido al brutal bloqueo impuesto por Israel desde junio de 2007. El bloqueo constituye un castigo colectivo – una violación de la ley humanitaria internacional contra el millón ochocientos mil palestinos de la Franja de Gaza, limitando severamente la industria de exportación y causando una crisis humanitaria continuada para la población residente.

A la finalización de los ataques militares el mes pasado, visité a uno de los productores, la Asociación Palestina para el Desarrollo y la Protección del Patrimonio (PADHP). Su director, Anwar Abu Maliha, me dijo:

image

“La guerra ha afectado a nuestro trabajo muy negativamente de modo que todos nuestros programas quedaron paralizados. Israel intentó destruir las estructuras institucionales y las infraestructuras palestinas de Gaza, y enterrar el patrimonio de Palestina mediante el bombardeo masivo de un gran número de edificios antiguos y yacimientos arqueológicos, tales como la antigua mezquita de la Ciudad de Gaza. Estamos comprometidos con la continuación de aquellos proyectos que ayuden a las asociaciones palestinas que se esfuerzan por mantener nuestro patrimonio y oficios artesanales. Israel necesita mantener a Gaza bajo bloqueo – nunca abrirán nuestras fronteras. Es fundamental para la ocupación. A diario procuran por todos los medios erradicar nuestra vestimenta tradicional, nuestra cultura, nuestro patrimonio, nuestra historia y nuestra artesanía. Recuerdo que en la década de los 70 los israelíes juntaron todos los telares de Palestina y los quemaron, y robaron nuestros trajes tradicionales y bordados”.

También hablé con Samera Qarmot, que sostiene a su amplia familia con lo que gana en su empleo en PADHP. Le pregunté por la guerra:

image

“El primer día de los bombardeos estábamos en la asociación. Oímos tres explosiones de los F16 en las cercanías, y dos de los obuses alcanzaron una casa en Beit Lahia. Uno hizo explosión en el patio exterior y el otro hizo blanco en el cuarto de juego de los niños pero no explotó. Nos echamos fuera del edificio con la sensación de que volvía a repetirse lo que ocurrió en 2008 y 2012”.

Mas tarde visité a Mahmoud Al Sawaf en Al Shujiya. Él es el propietario de la fábrica de alfombras El Sawaf cuya actividad en la Franja de Gaza data desde hace más de un siglo. En todas las anteriores ocasiones en que tuve la oportunidad de tratar con él siempre se había mostrado como un hombre optimista, lleno de esperanza. Pero esta vez rezumaba tristeza después de la destrucción de su hogar durante los ataques. Cinco plantas de su edificio de pisos resultaron destruidas en los bombardeos, dejando a 30 personas sin hogar y destruyendo un almacén lleno de hilaturas, materiales y telares valorado todo ello en unos $75.000. Mientras me encaminaba a su casa, pude observar que todas las casas adyacentes también estaban destruidas.image

Al Sawaf me dijo:

“No es simplemente una Guerra, es un terremoto. Querían devastar todo lo que pudieran de Gaza destruyendo edificios, fábricas, mezquitas, hospitales e incluso escuelas. El invierno se acerca y necesitamos reconstruir las casas con urgencia. La mayoría de los materiales que quedaron enterrados en los escombros eran suministros que yo había reunido antes del comienzo del bloqueo y del colapso del mercado de exportación. Teníamos la esperanza de que las fronteras se abrieran de nuevo y de que una vez más pudiéramos fabricar productos y exportarlos desde Gaza. Luego llegó la guerra y destruyó nuestras últimas esperanzas. A los miembros del Arca de Gaza os digo que apreciamos vuestro trabajo y que lamentamos vuestra pérdida. De alguna manera habéis conseguido ayudar a los productores palestinos a respirar incluso cuando los israelíes bloqueaban hasta el mismo aire. Nos habéis ayudado a soñar con la apertura de fronteras y la libertad”.

 

 

    Se puede ver la declaración de Al Sawaf aquí: https://www.youtube.com/watch?v=MCt1rroDnxk

“¿Tendremos alguna vez la oportunidad de romper el estado de sitio? Durante los dos últimos años vengo soñando con ese momento en el que vería el Arca de Gaza salir al mar desde nuestro puerto transportando productos palestinos, con palestinos e internacionales a bordo, partiendo de Gaza por primera vez en décadas. El puerto de Gaza es uno de los más antiguos del mundo, y sin embargo está bloqueado como ruta de transporte desde 1976. Israel destruyó el Arca de Gaza, pero nunca podrá destruir la esperanza que albergamos en nuestro interior”.

Awni Farhat, Coordinador de Productos – Arca de Gaza

http://awnifarhat.tumblr.com/post/98424553006/gazas-ark-building-hope

Tiny URL for this post:
 

This post is also available in: Inglés, Italiano